“La integración social de personas con enfermedad mental es posible”, Ana Villota, Directora General de AISS Salud Mental

Con motivo de la apertura de un nuevo piso tutelado en Madrid, nuestra presidenta Ana Villota, nos explica por qué estos pisos consiguen la estabilización de los pacientes. El objetivo de la Asociación AISS, que lleva 20 años trabajando con personas con alguna enfermedad mental, es conseguir la integración total en la sociedad de los usuarios, ofreciéndoles una vida independiente con el apoyo de profesionales.

IMG_20181122_185551207¿Qué significa el término “independencia supervisada?

Lo que ofrecemos a las personas con enfermedad mental es una residencia en la que puedan vivir integrados en la sociedad, de la misma manera en la que lo hacemos las personas que no tenemos ninguna patología.

Es decir, tienen una rutina organizada de vida en el piso tutelado, realizan sus tareas y disfrutando de su tiempo libre como consideren: van a la universidad, realizan voluntariados, trabajan,  hacen deporte… Cuando hablamos de “Independencia Supervisada” nos referimos a la atención que reciben cuando están en el hogar, en el que profesionales de la psicología, trabajo social, y educación social, entre otros, están a su disposición atendiendo de manera personal sus necesidades.

¿Por qué crees que es tan importante la independencia para controlar la enfermedad?

Cuando tienen una rutina, toman su medicación diariamente y disfrutan de su tiempo libre, los ingresos por descompensaciones psiquiátricas disminuyen o desaparecen en la mayor parte de los casos, esto ocurre gracias a la tranquilidad que les genera vivir en lugar donde están a gusto y donde sienten que pueden ser independientes, asumen la enfermedad y disfrutan de la vida. La estabilidad que les ofrece la atención diaria de profesionales que cuidan de los aspectos básicos, pero a su vez respetan su libertad e independencia.

¿Suelen vivir muchos años en un piso tutelado?

Sí, todos nuestros usuarios llevan alrededor de veinte años en nuestros pisos tutelados. Esperamos que los nuevos usuarios de la vivienda supervisada que hemos abierto en Madrid la integren como su hogar y como proceso de mejora.

¿Por qué esta opción da tanta independencia?

Siempre hemos ofrecido recursos que garantizan las mejores condiciones de vida , lugares céntricos para nuestros pisos que posibilitan la participación social, como son los barrios de Retiro y de Salamanca en Madrid, huyendo del toque de ‘institución’.

De esta forma ellos lo sienten como su propio hogar , un hogar en el que a su vez, reciben cariño y el apoyo profesional que necesitan.

Los pisos están en el centro de Madrid y en el centro de Alcorcón, nuestros residentes se mueven en el barrio, pueden pasear, ir de compras, participar de las ofertas culturales … Su vida es igual que la de cualquier persona que no tiene una patología mental.  Este recurso es diferente al de una residencia psiquiátrica o un hospital (necesarios en otros casos, o en determinados ciclos de la enfermedad) simplemente es un hogar compartido, en el que reciben la atención necesaria.

¿Qué significa para vosotras la integración social?

Para AISS la integración social lo es todo, queremos que las personas con enfermedad mental no sean estigmatizadas, que en la sociedad olvidemos los prejuicios y entendamos que las patologías mentales son como cualquier otra enfermedad. Por eso trabajamos para que no estén aislados y convivan en sociedad, porque es posible y además es fácil, si queremos conseguirlo.

Y siguiendo nuestros valores integradores, el día 3 de diciembre inauguramos nuestro quinto piso tutelado para personas con problemas de salud mental, en el corazón del madrileño barrio de Retiro, un piso exterior y precioso, que cuenta hasta con un jardín privado dentro de la propia vivienda y supervisado por un equipo multiprofesional enormemente implicado.

La filosofía que he trasladado en todos los proyectos que he fundado y a compañeras y compañeros, es trabajar por conceder a nuestros usuarios el protagonismo que la sociedad, guiada por sus prejuicios, ha restado a la comunidad de la salud mental.